El Reino de Dios en la Tierra ¡AMPLIADO!

Estudio bíblico profético sobre el Reino de Cristo en la tierra. Se inicia este estudio con la explicación de la regla de oro de Santo Tomás de Aquino y San Agustín en relación a la interpretación de las Sagradas Escrituras (regla de oro de exégesis). Sobre esta regla es que todo cristiano debe basarse para poder leer y comprender con seguridad la Biblia. Sobre esto nos explicó también claramente el Papa Pío XII en su encíclica Divino Afflante Spiritu, y también el Padre Leonardo Castellani, uno de los principales exégetas de nuestros tiempos.

Sobre esta base firme se inicia el estudio de esta profecía del libro del Apocalipsis: “…revivieron y reinaron con Cristo mil años.” (Ap 20,4). Y para seguir pisando sobre base firme, este análisis se complementa con importantísimas explicaciones de San Ireneo de Lyon en su maravillosa obra titulada Contra las Herejías, en el extraordinario libro azul del Padre Gobbi, titulado A los Sacerdotes hijos predilectos de la Santísima Virgen, así como también en el Libro de Cielo de Luisa Piccarreta. Se demuestra con palabras de San Ireneo y de María Santísima, que efectivamente se trata de un reino de mil años (literalmente mil ciclos de 4 estaciones: primavera, verano, otoño, invierno), y que este reino es en la Tierra y no en el cielo como muchos piensan.

En el libro azul del Padre Gobbi la Virgen nos explica con palabras maternales y claras, que el Reino que pedimos en el Padre Nuestro es el Reino de Cristo en el planeta Tierra, donde finalmente se hará su “voluntad, así en la tierra como en el cielo”. San Ireneo explica varias importantes citas del Evangelio que dan su cumplimiento en ese Reino de Cristo en la Tierra, y nos explica que es justamente en ese Reino donde se cumplirán todas las profecías aún no cumplidas, todas las promesas hechas a Abraham y los demás patriarcas.

Este tema es de particular importancia, pues hay mucha confusión al respecto. Como existe milenarismos heréticos condenados por la Iglesia, muchos católicos piensan que todo milenarismo es herejía. Esto es un error, la Iglesia nunca ha condenado el milenarismo patrístico o espiritual, que fue el enseñados por varios Santos Padres de la Iglesia, como San Ireneo de Lyon, San Papías, San Policarpo, San Teófilo, San Melitón, San Victorino, San Metodio y San Ambrosio (los ocho fueron Obispos), y también por San Justino y San Hipólito (ambos mártires), y también por Terluliano, Lactancio, Sulpicio Severo y por importantes exégetas como los Padres Manuel Lacunza, Leonardo Castellani y Juan Carlos Ceriani.